sábado, 26 de julio de 2014

Fibra de vicuña genera medio millón de dólares anuales

La protección de la vicuña en el territorio boliviano es necesaria, porque el producto que se extrae como la fibra genera ganancias que asciende al medio millón de dólares en exportación anual, dijo el responsable del Programa Nacional de la Vicuña en Bolivia, Jorge Laura Camacho.

A la fecha existe un convenio firmado por representantes de Bolivia, Argentina, Chile, Ecuador y Perú de 1972 que establece hacer conocer los informes sobre las actividades que se han desarrollado durante un año. La Paz fue escenario de la XVII Reunión Técnica y la XXXI Reunión Ordinaria del Convenio Vicuña, donde analizaron temas relacionados a los compromisos sobre la protección y cómo evitar la caza furtiva.

En ese sentido la reunión trató uno de los temas que es importante para precautelar la población de la vicuña, como es la caza furtiva que origina la creación de un mercado negro donde se comercializa la fibra de este animal.

Estimaciones realizadas señalan que el producto que se obtiene de ella, que es la fibra, el precio puesto a nivel internacional oscila en al menos 430 dólares por kilo de fibra de vicuña. El grosor que tiene cada fibra es delgado tiene como 12 micras. “La fibra de vicuña es térmica, liviana y tiene una demanda elevada en Europa”.

“La caza furtiva es un tema no resuelto hasta la fecha, los pasos y procedimientos, debe ser asumido por Estado que debe dar sugerencia a las comunidades y eso tiene que ser coordinado entre todos los países”, sostuvo Laura.

Varios fueron los testimonios que expusieron expertos de los países participantes sobre el tema de la caza furtiva, sin embargo coincidieron en que las normativas de sanción contra los cazadores son benevolentes, por ello se propuso que se adecúen las disposiciones legales y que éstas sean duras.

Efraín Mamani de la Gobernación de Oruro, dijo que debería aplicarse una sanción de hasta 15 años de cárcel para aquellas personas que se dedican a la caza de vicuña.

Esta forma de eliminar las vicuñas es causa para la creación del mercado negro de la fibra que ocasiona inconvenientes a las comunidades que legalmente se dedican a la crianza y el aprovechamiento de la fibra de vicuña las que cumplen procedimientos establecidos por autoridad nacional.

“Es un beneficio particular que no es correcto, al matar una vicuña estamos reduciendo la población, estamos yendo en contra de la conservación. Es un recurso natural de vida silvestre”, sostuvo.

VICUÑA EN BOLIVIA

Según Laura, Bolivia es el tercer país que tiene la población más elevada con 112.249 vicuñas (según censo de 2009 y proyección al 2013 serían 130.000 vicuñas. Sin embargo el primer país en población de este animal es Perú con 180.000 y Argentina con 127.000.

De acuerdo con estudios realizados la zona más productora de fibra de vicuña en Bolivia está en Potosí provincia Sud Lípez con 22.000 vicuñas, luego están Oruro y La Paz.

Pero fue en 1997 que se creó el Programa de Protección y Aprovechamiento de Vicuña y es el momento en que el Estado ha puesto atención del tema y a partir de ese año se hacen censos y trabaja con las comunidades que son las que protegen y conviven con la vicuña.

En la actualidad son 4.500 familias que aprovechan de la crianza de la vicuña en todo el territorio nacional.

Cada año se produce entre mil y dos mil kilos de fibra en Bolivia, lo que significa un ingreso anual de medio millón de dólares.

De estos dividendos el 92 por ciento se lo distribuye a las comunidades donde las crían y el restante ocho por ciento para la sostenibilidad o para atender el tema de la vicuña como puede ser un censo, proyectos, equipamiento o prevenir la caza furtiva.

Libran a avícolas de pago irregular

Una funcionaria del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras confirmó ayer a los avicultores que el precio de un insumo avícola subió desde el 16 de julio pasado, pero que no existe ningún documento que ordene el pago retroactivo. La semana pasada, desde el Ministerio de Desarrollo Productivo les informaron que regía el pago retroactivo, lo que generó conflicto con el sector.

El presidente de la Asociación de Avicultores (ADA) de Cochabamba, Willy Soria, informó ayer que la directora general del Ministerio de Desarrollo Rural, Ana Guzmán, llegó a esta ciudad para reunirse con los productores y señaló que, mediante resolución biministerial, se incrementa el precio de la tonelada de harina solvente en 21 dólares a partir del 16 de julio; pero aclaró que no existe ninguna disposición que ordene el pago retroactivo.

“(…) No está de ninguna manera aprobado y no hay todavía ninguna disposición (…) sobre el pago retroactivo”, informó Guzmán. Soria reiteró que no se cuestiona el nuevo precio de la soya solvente porque se trataría de un insumo de mejor calidad.

El pasado 16 de julio, la gerencia general de Industria de Aceite Fino comunicó a ADA que por instrucciones del Ministerio de Desarrollo Productivo se fijaba en 2.394 bolivianos el nuevo precio de la tonelada de ese insumo alimenticio puesto en Santa Cruz, es decir 146,17 bolivianos más (21 dólares) que el precio anterior y que el pago debía ser retroactivo.

Ante la explicación de Guzmán, los avicultores de Cochabamba decidieron esperar hasta el próximo lunes para que, a través de consultas al Ministerio de Desarrollo Rural y a las industrias aceiteras de Santa Cruz que proveen el insumo, se confirme que está desechado definitivamente el pago retroactivo.

El conflicto generado en el sector se debió a que el pago retroactivo supone un adicional de 100 mil dólares pues entre el 1 y el 15 de julio los productores compraron 5 mil toneladas de harina de soya.

La instructiva del Ministerio de Desarrollo Productivo señalaba que el pago debía realizarse hasta el 31 de agosto, caso contrario se suspendería la entrega del insumo a los avicultores de Cochabamba. “La anterior semana se nos comunicó que mientras no pagáramos el retroactivo de los 15 días, no nos darían más harina de soya. Eso no puede correr, ni va a correr tampoco, porque es imposible”, sostuvo Soria.

Dijo que, a nombre de los productores que utilizaron el insumo, informó a Guzmán que “no están dispuestos a pagar ningún retroactivo” por un producto que fue adquirido en efectivo y por adelantado.

La situación amenazaba con complicarse puesto que el viceministro de producción industrial a mediana y gran escala, Camilo Morales, suspendió en dos ocasiones las reuniones fijadas con ADA.

En mayo pasado, ante una rígida postura del Ministerio de Desarrollo Productivo, los avicultores lograron una reunión con el vicepresidente, Álvaro García, quien garantizó la provisión de insumos.

Resolución a medias

La resolución biministerial que determina el nuevo precio de la tonelada de harina de soya no establece la modalidad ni los volúmenes que las aceiteras deben entregar a cada asociación departamental, en función a un cronograma, observó el presidente de ADA, Willy Soria.

Precisó que los avicultores de Cochabamba necesitan cerca de 120 toneladas del insumo al año para garantizar estabilidad en los precios y producción de pollos parrilleros.

La caza furtiva y el contrabando de vicuñas inquietan a 4 países



Representantes de Perú, Chile, Argentina y Bolivia coincidieron en manifestar su preocupación por la caza furtiva y el contrabando de las vicuñas, pues ambas actividades ilícitas diezman a la especie. En la XVII reunión de países que protegen a estos animales se establecieron estrategias de control.

“Los problemas focales por los que pasan los países, excepto Ecuador, son la caza furtiva y el contrabando de la vicuña, y uno de los mercados de mayor ilegalidad es la feria 16 de Julio (El Alto), donde llegan incluso productos de Perú y Chile. Ante esta problemática se coordinan estrategias y mecanismos de control”, declaró a La Razón la directora de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio de Agua y Medio Ambiente, Teresa Pérez.

Del 23 al 25 de julio se realizó la reunión técnica del Convenio Vicuña, al que asistieron representantes de gobiernos y criadores de los camélidos de Ecuador, Argentina, Perú, Chile y Bolivia. Las delegaciones viajarán hoy a las áreas bolivianas donde manejan a esta especie en riesgo.

Pérez explicó que la caza furtiva no solo tiene impacto en la disminución de la población de vicuñas, sino que también afecta a las comunidades que crían y viven de estos animales, y al ingreso de los países; además de dejar efectos irreversibles en biodiversidad.

“Con los testimonios de los otros países y del nuestro propio se evidenció que los cazadores están bien organizados y equipados, utilizan rifles sofisticados que impactan en las vicuñas a 1.000 metros de distancia, las matan, esquilan, recuperan lo que comercializarán y luego las trasladan al mercado de la 16 de Julio, donde venden el producto ilegalmente”, indicó Pérez.

Enrique Gaspari, de la Asociación de Desarrollo Integral Puneño de Jujuy (Argentina), sostuvo que para el manejo de la vicuña se debe invertir capital hasta que el animal llegue a la edad adulta, que es cuando esquilan la fibra. “Pero los cazadores no miden esto y matan por igual a los animales”.

De los cinco países que conforman el Convenio Vicuña, Ecuador es el único que no tiene problemas con los cazadores furtivos debido a que en ese país la población de estos animales es mínima y se encuentra vigilada dentro de un parque nacional.

Control. “Ecuador solo se dedica a la reprodución de la vicuña, no la esquilan ni nada por el estilo. En los años 80 y 90, Perú, Chile, Argentina y Bolivia le donaron 100 cabezas de vicuña y las hicieron reproducir, ahora ya tienen 5.000, ese es un gran logro”, señaló la Directora de Biodiversidad.

De las ocho resoluciones emitidas en la clausura del evento, una establece acciones para el control y lucha contra la caza, contrabando y comercialización de productos de la vicuña.

Entre estas medidas está que los países compradores de fibra de vicuña coordinen acciones para verificar el tránsito y el destino de la mercadería. También reforzar esquemas de fiscalización desde el momento de la esquila hasta la conclusión de la cadena de valor.

“Seremos más drásticos en cuanto a la venta ilegal de productos de la vicuña, es difícil pero no imposible ejercer el control. Hemos analizado con los países, cada uno realiza un control pero nunca lo hicimos de manera conjunta, por eso ahora establecimos que reforzaremos el control en los puntos fronterizos”, afirmó Pérez.

El responsable del proyecto Conservación de Vicuñas de la Gobernación de Oruro, Efraín Mamani, sugirió que además del control fronterizo se creen trancas en las áreas de hábitat de estos animales: Sajama (Oruro) y Sud Lípez (Potosí). Pero también pidió dotación de equipos modernos para informar sobre los cazadores. “Los contrabandistas están en mafias organizadas y tienen armamento moderno, por eso hay miedo en los comunarios”.

Población de vicuñas en la región

Países

Perú es el mayor productor de vicuñas con 208.899 cabezas, le sigue Bolivia que tiene 136.000, Argentina más de 63.000, Chile 60.000 y Ecuador 5.000. En Bolivia la mayor reserva se encuentra en el Área Natural Integral de Apolobamba (La Paz).

Cazadores amedrentan a comunarios

Juan Mejía

Los comunarios de poblaciones orureñas reciben amenazas, hasta de muerte, de los cazadores furtivos, cuando se atreven a denunciarlos. Las armas que este grupo maneja atemorizan a los lugareños. Un exguardafauna ad honorem, Fidel Tito, recordó que desde 1996 se denunció la caza furtiva de vicuñas a la entonces prefectura de Oruro y a la Dirección de Biodiversidad en La Paz.

Sin embargo no hubo respuesta, más al contrario —relató— los comunarios fueron acusados de cómplices. “Por un lado recibimos amenazas de muerte de los cazadores y por el otro las autoridades nos acusan de cómplices”.

Agregó que los cazadores, armados con rifles, persiguen a las vicuñas en motocicletas. “En la comunidad de Yuruna, hace más de dos meses, se encontraron 80 vicuñas degolladas, en otras zonas se hallaron 20, pero no se hizo nada. Se sabe que esta gente viene de Chipaya y Sabaya, y que están dejando solo a las hembras”. Los mercados negros de fibra de vicuña de La Paz y El Alto son los principales impulsores de la caza furtiva e indiscriminada.

Desde 2007 hasta abril de 2014 se han victimado a más de 2.000 vicuñas de una población que alcanza las 30.000, según el último censo realizado en 2009, informó el responsable del Proyecto y Conservación de Vicuñas, Efraín Mamani. La vicuña habita en el occidente del país y es requerida por su lana, cuyo kilo alcanza a los $us 426. Los cazadores también la buscan por sus fetos (sullu en quechua), que son vendidos a “hierberos”.


El país consumió 180 millones de pollos el año pasado

En el período 2008–2013, la producción de pollos parrilleros acumuló un poco más de 939 millones de aves, alcanzando el pico máximo en la gestión 2013, con 180 millones de aves, señala el Boletín Cifras del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). Según el cual la mitad de la producción total de Bolivia se concentró en Santa Cruz, mientras que Cochabamba representó el 42%.
La carne de pollo parrillero pasó de 294 mil toneladas en 2008 a 396 mil toneladas en 2013, un crecimiento del 35%. Erbol.

Avicultoras produjeron 1.500 millones de huevos en 2013

En 2013, la producción de huevos en Bolivia superó los 1.500 millones de unidades y registró un crecimiento de 11% con respecto a 2012, según un análisis del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).
El departamento de Santa Cruz es el mayor productor de este alimento, con una participación del 59% en el total y una oferta de 881 millones de unidades para todo el país.
El aumento con respecto a 2012 fue de 11,1% y el año pasado hubo una recuperación, porque de 2011 a 2012 hubo una contracción de 12,5%, según datos de la Asociación de Avicultores de Santa Cruz (ADA).
Le sigue Cochabamba con 522 millones de unidades y en el resto del país se producen 101 millones de unidades.
El consumo per cápita de huevo se incrementó en la gestión pasada en 13,5%. En 2012, cada persona consumía 130 unidades y en 2013 la cifra se incrementó a 143 unidades.
CAISY
La Cooperativa Agropecuaria Integral San Juan de Yapacaní (CAISY) tiene como unas de sus principales actividades a la avicultura, según su página web.
Esta labor representa alrededor de 80% del movimiento económico de la cooperativa, con un total de 71 socios avicultores y con una producción promedio de 20 millones de huevos por mes que son comercializados en las ciudades de La Paz, El Alto y Santa Cruz de la Sierra.
Esto representa aproximadamente el 30% de la oferta del mercado nacional. La cooperativa se preocupa por la calidad desde la primera etapa de la producción, que es la distribución de las pollitas ponedoras a los asociados, por lo cual realiza la importación directa de pollitos BB reproductoras de la raza ISA Brown desde Brasil.

Pollo parrillero
En el período 2008–2013, la producción de pollos parrilleros alcanzó a un poco más de 939 millones de aves y se alcanzó el pico máximo en 2013, de 180 millones, de acuerdo con el informe del IBCE. La mitad de la oferta total de Bolivia está en Santa Cruz, mientras que Cochabamba representa el 42%.
La producción de carne de pollo parrillero pasó de 294 mil toneladas en 2008 a 396 mil toneladas en 2013, es decir, un crecimiento de 35%.
Los datos revelan que el consumo per cápita en seis años registró un crecimiento de 23%.
Por ejemplo, hasta 2008, cada persona consumía 31 kilos anuales, pero en 2012 se llegó a 35 kilos y en la gestión pasada a 38 kilos, señala el informe.

Precios del producto
Consumidor El precio por 100 unidades de huevos a las amas de casa en Santa Cruz, según la Asociación de Avicultores de Santa Cruz, oscila entre 61 bolivianos (cuarta calidad) y 74 bolivianos (primera calidad).
La Paz El precio por 100 unidades de huevos al distribuidor mayorista para la primera calidad es de 68 bolivianos y para el minorista, de 71 bolivianos. El huevo de quinta calidad para los mayoristas tiene un costo de 58 bolivianos y para el minorista, de 61 bolivianos.

viernes, 25 de julio de 2014

Turco es sede de Cumbre Nacional de Camélidos



En medio de un acto ritual, de música autóctona y danzas ancestrales, los productores de camélidos del municipio de Turco, provincia Sajama de Oruro, inauguraron ayer la 1ª Cumbre Nacional de Camélidos.

El presidente de la Asociación de Ganaderos en Camélidos de Turco, Adolfo Callejas, dijo que al encuentro llegaron representantes de los departamentos de Tarija, La Paz, Potosí, Cochabamba y productores del Perú, Argentina, Chile y Ecuador.

“Estamos satisfechos de la respuesta de los productores en camélidos no solo del país, sino también del extranjero; de aquí van a salir conclusiones y resoluciones que se constituirán en una base para la promulgación de políticas públicas que beneficien a los productores en camélidos, eso es muy importante”.

Callejas señaló que hasta la fecha no existe una política nacional que sea de beneficio para la crianza de ganado camélido (llamas y alpacas), y que encamine propuestas positivas para mejorar la producción, exportación y aprovechamiento de los subproductos (lana, cuero).

El encuentro, que finalizará mañana, se desarrollará en mesas de análisis sobre diferentes temáticas respecto a políticas y planes estratégicos departamentales para el crecimiento de la ganadería camélida, comercio internacional de productos y subproductos, entre otros. El Gobierno presentará este año a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la justificación técnica para demostrar que la carne de llama y la de alpaca tienen un alto valor nutricional, con el fin de que 2015 se declare el Año Internacional de los Camélidos.

jueves, 24 de julio de 2014

Representantes de cinco países buscan evitar caza furtiva de vicuña

Los representantes de Bolivia, Chile, Argentina, Ecuador y Perú intercambian experiencias para la creación de un convenio que pueda evitar la caza indiscriminada de vicuñas en estas cinco naciones.

En la ciudad de La Paz, ayer se dio inicio a la XVII Reunión Técnica y XXXI Reunión Ordinaria Internacional del Convenio de la Vicuña, que cuenta con los representantes de cancillería y expertos en el tema de los países de Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Este encuentro es impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua a través de la Dirección de Biodiversidad y Áreas Protegidas.

La reunión se realizó en el marco latinoamericano para la Conservación y Manejo de la Vicuña suscrito en Lima el 20 de diciembre de 1979 por los representantes de los cinco países, donde existen poblaciones nativas de esta especie.

Los gobiernos signatarios del Convenio consideran que la conservación de la vicuña constituye una alternativa de producción económica en beneficio del poblado andino y por tanto es necesario asumir un compromiso para su protección y aprovechamiento gradual, bajo control del Estado, aplicando las técnicas adecuadas para el manejo de la fauna.

A ello, se suma también la incesante preocupación por la problemática que se acrecienta ante la caza de esta especie y la ausencia del control policial, sostuvo el responsable del Programa Nacional de Vicuña, Jorge Laura Camacho.

“El problema de la caza furtiva es un daño al medioambiente, dentro de lo legal y de lo ilegal, existen grupos de personas que salen al campo a matar a las vicuñas para insertarlas en un mercado ilegal, cometemos un daño a la vida silvestre y es necesario que las autoridades asuman sus responsabilidad para la preservación”, dijo.

El Convenio para la Conservación y Manejo de la vicuña estableció como instrumento operativo a la Comisión Técnico-Administradora integrado por representantes de cada uno de los países miembros, que se reúne anualmente desde 1980, para evaluar el cumplimiento del mismo, mantener informados a su miembros de los resultados en las acciones de conservación y manejo de la vicuña, y dar soluciones a los problemas que plantee la aplicación del Convenio, en forma de acuerdos y recomendaciones.