domingo, 25 de enero de 2015

La producción de miel crece y resiste el golpe climático



La mortandad de las abejas y la destrucción de sus panales debido a los crecientes efectos del cambio climático, como calor extremo e inundaciones, no han impedido que el sector apicultor boliviano aumente su producción y proyecte para este año un incremento del 25%.

Bolivia es uno de los países que más sufre las consecuencias del cambio climático, a pesar de incidir menos en el fenómeno, según los estudios “El impacto del cambio climático en la biodiversidad” y “Cambio climático y el desafío de la salud en Bolivia” realizados por la ONU. Entre 2005 y 2010, según datos oficiales, el país perdió al menos $us 825 millones por efecto de los fenómenos naturales, que se acentuaron en los últimos años por efecto del calentamiento global.

Pese a esta situación se prevé que la oferta nacional de miel se incremente este año en 25%, de las 1.200 toneladas (t) producidas el año pasado a 1.500 t, unas 400 t más que en 2013 (1.100 t), informó Justino Marca, presidente de la Asociación Nacional de Productores Apícolas de Bolivia (Anproabol), organización que aglutina al 75% de los productores del sector, que representa a al menos 5.000 familias y que destina el 100% de su producción al mercado interno.

“Pese al cambio climático, la producción de miel del año pasado fue positiva. Las inundaciones afectaron a al menos 500 colmenas y el calor, que superó los 40 grados, sofocó a las abejas y causó su muerte”, afirmó.

Además de los contratiempos climáticos, los productores deben enfrentarse a otros inconvenientes.

El ingeniero agrónomo y gerente propietario de la empresa Apicentro, Gustavo Rivera, contó que en el norte paceño el cambio climático prolongó los tiempos de la cosecha. “Antes se cosechaba entre agosto y septiembre, ahora se lo hace hasta diciembre o enero. Aparentemente esto genera una leve caída en los ingresos”, dijo el empresario, quien recordó que hace ocho años el precio del kilo de miel estaba en Bs 12 y que ahora se comercializa en Bs 24 o 30.

Ciiclo. Actualmente, agregó, no es posible incrementar la productividad de las colmenas, porque en el país no existen abejas de la especia doméstica (apis mellifera). “Nosotros trabajamos con abejas africanas”, que producen menos miel, manifestó.

El gerente propietario de la empresa Apinal, David Rocabado, dijo que otra de las limitantes para el crecimiento de la apicultura en el país es la falta de abejas reina de calidad.

“Una abeja reina tiene un ciclo de vida de cinco años, pero su vida productiva es de dos años”, por lo que “deberían ser cambiadas en ese tiempo, y eso es algo que no se hace”.

El presidente de la Asociación de Apicultores de Tarija, Víctor Hugo Uño, informó a su vez que el cambio climático, que cada año causa más pérdidas en el país, afectó “el tamaño y el tiempo de vida” de las abejas que hay en ese departamento.

La investigadora Jocelijn François de la ONU explicó, según EFE, que Bolivia “es uno de los países más vulnerables” ante el cambio climático —que aumentó la frecuencia con la que suceden las granizadas en el altiplano, inundaciones e incendios forestales en la zona amazónica, y retroceso glaciar— debido a la extrema pobreza, a los ecosistemas variables, a la deforestación, al clima inestable y a los glaciares tropicales.

Por ello, Uño pidió a los gobiernos central y subnacionales apoyar a los apicultores del país con créditos y proyectos productivos que los incentiven a seguir en esta actividad.

Este medio no pudo obtener información del sector en el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), ya que esa cartera se encuentra en proceso de reestructuración. Según datos a 2007 de ese ministerio, Bolivia posee 9.313 colmenas y produce 195.000 kilos de miel. Santa Cruz es el mayor productor con 85.000 kilos, le siguen Cochabamba (40.000), La Paz (30.000), Chuquisaca (20.000), Tarija (10.000), Beni (6.000) y Pando (4.000).


miércoles, 21 de enero de 2015

Sequía afecta al ganado de Vallegrande y Boyuibe

La sequía está afectando al ganado de las provincias Boyuibe y Vallegrande por lo que la Gobernación de Santa Cruz ha enviado 30 toneladas de sorgo para la alimentación de los animales.

Seis camiones, con 30 toneladas de este grano, partieron el martes de la ciudad capital con destino a estas provincias afectadas por la falta de lluvia. Hasta el momento, la Gobernación ha enviado 135.000 bolivianos en alimento para el ganado vacuno.

“Como Gobernación nos encontramos en constante alerta para atender con la ayuda necesaria a los municipios afectados por la sequía y otras emergencias”, dijo la gobernadora Ruth Lozada.

A diferencia de Vallegrande y de Boyuibe, que afrontan los embates de la sequía por la falta de lluvia, en los municipios de San Pedro y Cabezas la situación es al revés, las inundaciones han causado daños a los cultivos.

Los pobladores de estas zonas ya han recibido 1.700 kilos de harina, frejol, arroz, aceite y sal para beneficiar a 124 familias, informaron desde la Gobernación de Santa Cruz.

Pasaron dos meses Tras tragedia en lago Poopó pescadores piden pronta atención

Tras la tragedia ambiental ocurrida en el lago Poopó en noviembre de la pasada gestión, cuando millones de peces y cientos de aves murieron, los pesqueros piden una pronta atención de las autoridades, pues aseveran que la pesca es su único medio de subsistencia y a la fecha no están generando recursos económicos para mantener a sus familias.

La autoridad originaria del ayllu Puma Sara de Isla de Panza del municipio de Toledo, Valerio Rojas, pidió a las autoridades del Gobierno Autónomo Departamental de Oruro (Gad-Oru) y de Defensa Civil, asumir de forma inmediata acciones que ayuden a las familias pesqueras que quedaron sin fuentes de trabajo porque los peces del lago murieron.

Mencionó que al parecer las autoridades minimizan la grave situación que ocurrió en el lago Poopó, pues varias familias solo viven de la pesca, invirtieron en sus redes, lanchas y otros insumos para efectuar este trabajo, y ahora no están generando recursos económicos.

Explicó que mensualmente se obtenía un promedio de 3.000 bolivianos por la pesca, con lo cual solventaban a sus familias.

Aseveró que son dos meses que ya no están pescando, por lo cual sus ingresos económicos se van agotando, indicó que muchos quieren abandonar el lugar o asumir otras acciones.

Agregó que no se pide dinero, sino alimentos y proyectos agropecuarios a mediano plazo, como la crianza de gallinas, conejos u ovejas.

Señaló que incluso existe una Ley Departamental que declara como zona de desastre al lago Poopó, por lo cual la Gobernación podría disponer recursos pero a la fecha no ocurrió esto.

Se conoce que se ejecutará una post evaluación, y el informe debe ser presentado en un plazo de 72 horas. Aguardan que cumplan esta fecha para no alargar el sufrimiento de las familias pesqueras.

Además, manifestó que se pedirán estudios más profundos en el lago Poopó para determinar la causa de la muerte de los peces, porque existen lugares donde el agua está contaminada, y se cree que por los fenómenos naturales, los peces fueron arrastrados hasta estos sectores y no pudieron subsistir.

Asimismo, cuestionó que el Programa Cuenca Poopó, no hizo nada por el lago Poopó, por lo cual se espera que en una segunda fase pueda ejecutar macroproyectos a favor del lago.

lunes, 19 de enero de 2015

Video Avicultores temen no contar con alimento para crecimiento de aves

Ya controlan con chips la calidad de reses de comunas cruceñas

Un chip en las orejas de la res, que contiene un tablero con diferentes códigos, es registrado por un lector especial e inmediatamente salen en pantalla los datos del animal: cuándo nació, si tiene todas las vacunas, cómo fue su alimentación, de qué hacienda proviene e información sobre sus padres, entre otros detalles.
Este tipo de control es nuevo en Bolivia, a diferencia de países como Brasil, Argentina y Uruguay, cuyo ganado destinado al consumo humano cumple con un estricto control tecnológico de las reses desde el momento en que nacen hasta que llegan a la mesa de los consumidores. Y esto mejora la productividad.
El uso de esta tecnología, que determina una gran diferencia entre la carne boliviana y la de países vecinos, se realiza gracias al proyecto piloto de implementación del Sistema de Trazabilidad, parte del programa de Buenas Prácticas Pecuarias, que impulsa el gobierno departamental de Santa Cruz junto al Servicio Departamental de Sanidad Agropecuaria (Sedacruz) y que consiste en la identificación de las cabezas de ganado mediante la colocación de un chip.
Avance tecnológico
El médico veterinario 1 de ese proyecto, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Productivo, Aldrin Ichazo, explica a Inversión que este sistema tiene como objetivo "generar la confianza entre los consumidores a nivel nacional e internacional”.
Desde su inicio, el programa cumplió los procesos necesarios para que el sistema de trazabilidad fuera introducido en los municipios cruceños. En la actualidad trabaja con 33 municipios del departamentos; de hecho, en la provincia Cordillera se trabaja con las siete comunas que son parte de ésta, lo que incluye a 10.000 cabezas de ganado en etapa de destete.
"El sistema de trazabilidad se realiza a reses de uno a seis meses porque se necesita tener datos y registros históricos para saber cuándo nace el animal, cuándo se va al matadero y cuándo llega a la mesa del consumidor directo”, explica Ichazo. Por ello el sistema de trazabilidad es como un carnet de identidad que indica todas las características de la res desde que nace hasta que muere.

El programa avanza de forma simultánea en sus diferentes etapas. Dentro de la primera fase está la identificación de los animales y a partir de ello se construye su historial. Se levanta la información con el tipo de raza, el sexo, la fecha de nacimiento, el número de identificación y el propósito; y partir de eso todo lo que se aplique (desde tratamientos veterinarios, antibióticos, antiparasitarios, vacunación o cualquier actividad) quedará registrado en una base de datos.
"Nosotros apuntamos a que el consumidor sepa de dónde viene la carne que se sirve, así no comerá alimentos clandestinos o de mala procedencia”, destaca el veterinario. Para la etapa inicial del proyecto que comenzó en 2011, que incluye el marcado de 45.000 cabezas de ganado, se proyectó una inversión de 7,5 millones de bolivianos.

Hasta mediados del año pasado al menos 20.000 ejemplares de bovinos comerciales fueron trazados de forma individual luego de que los propietarios de predios en el departamento de Santa Cruz cumplieron con todos los requisitos internacionales. Esto les permitirá exportar carne y sus derivados a mercados más competitivos como Estados Unidos y Europa.
Y, según informes de la Gobernación cruceña, hasta el año 2018 se espera trazar a 200 mil cabezas pertenecientes a 42 municipios de ese departamento, con la inclusión de 700 propiedades.

Réplica
En la actualidad, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) está llevando a cabo el programa PABCO (Planteles Animales Bajo Control Oficial) que se realiza con carácter voluntario con el objetivo de preparar planteles animales para la exportación de productos cárnicos, material genético y animales vivos; incorporar el concepto de las Buenas Prácticas Agrícolas Ganaderas en los predios PABCO; implementación de un sistema de trazabilidad de los predios.
Para ello, los técnicos que implementan el sistema de trazabilidad en Santa Cruz sostienen algunas reuniones con el fin de replicar la experiencia en otros departamentos como Tarija, Beni y Cochabamba.
La Gobernación cruceña continúa con el apoyo y el seguimiento para concluir con el registro de los vacunos de más propiedades restantes y ya realiza un control exhaustivo de los ya identificados a través de la verificación de los datos en cada matadero y con visitas rutinarias.

Convertir al país en exportador de carne y competir con grandes exportadores, como Paraguay, Argentina Uruguay y Brasil, es el objetivo de los ganaderos nacionales para los próximos 10 años.

200 mil Cabezas de ganado bovino de Santa Cruz serán trazados con chips hasta el año 2018.

7 Municipios de la provincia Cordillera han incluido a su ganado "nuevo” en el proyecto.

viernes, 16 de enero de 2015

Beni venderá 300 mil cabezas de ganado

Los ganaderos del Beni iniciaron la época de comercialización de ganado y esperan durante esta gestión llegar a vender 300 mil cabezas a nivel nacional, llegando a percibir $us 120 millones. Por otra parte, descartaron que estén moviendo ganado desde este departamento a otras zonas del país por supuestas inundaciones, toda vez que aún las aguas no han llegado a niveles alarmantes en esta región.

Inician venta de ganado. Mario Hurtado, presidente de la Federación de Ganaderos del Beni (Fegabeni), resaltó que los 8.200 ganaderos de este departamento iniciaron la venta de reses, comercializando inicialmente alrededor de 30 mil cabezas de ganado a Santa Cruz, las cuales posteriormente serán distribuidas a otras zonas del país.

"Esta gestión comercializaremos alrededor de 300 mil cabezas a nivel nacional, de las cuales alrededor de 108 mil se destina a La Paz y El Alto, Cochabamba 11.000, Sucre 1.400 y Oruro con 50 mil y el restante en los otros departamentos del país", dijo al momento de destacar que llegarán a generar $us 120 millones por la comercialización de sus animales.

Productores descartan desabastecimiento. Hurtado también indicó que en esta gestión no existirá desabastecimiento de carne de res, toda vez que los productores del Beni tienen una sobreoferta de ganado.

"Pensamos que el desabastecimiento de carne llegaría al 15% a nivel nacional, pero los productores han reemplazado los torillos muertos por vacas, por cuanto este año descartamos el desabastecimiento de carne en el país, pero necesitamos importar vientres", concluyó el ejecutivo de Fegabeni.

Proyectan instalar planta de producción apícola en Coimata



El Servicio Departamental Agropecuario (Sedag) implementará en la presente gestión la construcción de la planta de producción apícola, a ser instalada en la comunidad de Coimata, aprovechando el potencial de las zonas altas del departamento y buscando constituirse en el pionero a nivel nacional en la producción de miel.

De acuerdo al informe de su director, Aníbal Alfaro, se trata de uno de los proyectos más importantes que serán encarados por el Sedag, con una inversión de 9,5 millones de bolivianos y que ofrecerá materia y producción a los apicultores, población del departamento y del país.
Explicó que en tres años se pretende instalar un laboratorio para la cría de abejas reinas, atendiendo la demanda de los granjeros que deben importarlas de la Argentina. Asimismo, se emplazará una planta procesadora de miel y otra de producción de núcleos.
Entre las acciones inmediatas está la contratación del personal técnico y especialistas que conozcan el establecimiento de esas instalaciones. Se recurrirá a la experiencia conseguida en la República Argentina, donde se logró ampliar la producción apícola.
Inicialmente se tiene previsto trabajar con la producción de propóleos y la transformación básica en productos medicinales o caramelos de propóleos con miel, buscando ampliar su industrialización y comercialización.
Alfaro dijo no tener datos de la producción que se busca alcanzar, sin embargo, señaló que se logrará una cobertura que permita llegar a mercados del país.
De acuerdo al proyecto, están involucrados todos los apicultores reconocidos en el censo del rubro, efectuado a nivel nacional el año 2012, dejando de lado el asistencialismo, señaló.
Mientras tanto, en Cercado se coordina el apoyo que realizará al sector apícola en esa provincia, fortalecimiento similar al que se efectuó en la pasada gestión, según sostuvo Federico Beltrán, coordinador general de la subgobernación.

Ferias de la miel
En la pasada gestión apicultores provientes de las comunidades de Sella Quebradas, Cirminuelas, entre otros, participaron en la VI feria de la miel y sus derivados. La representante de los productores, destacó que la miel es de calidad por que las abejas se alimentan de las flores del churqui, eucalipto y otras plantas de esa región.
Entre tanto, el subalcalde de Cercado, Hilario Ayarde, recalcó que las ferias se efectúan para comercializar los producto y de derivados del almíbar. En los 11 municipios del departamento se constituyeron organizaciones de productores de la miel.

Perspectivas en la apicultura de Tarija

De acuerdo al Primer Congreso Boliviano de Apicultura Sustentable, realizado en La Paz en junio del 2013, son buenas las perspectivas para la apicultura en el departamento.
El informe indica que en el departamento se conocen 8 asociaciones de apicultores, de las cuales 2 están asociadas a la Anproabol, estas son: Apme y Aocemm.
Hay otras organizaciones campesinas de apicultores como: Aart, Aoem, Dulzura Natural, Aprocomis, Adacho, Apaz.
Entre las fortalezas del sector apícola está la diversidad agro-climatológica y presencia de áreas protegidas que favorecen el desarrollo de la apicultura, avances y logros de las organizaciones en sello ecológico e infraestructura adecuada para el procesamiento de acuerdo a la norma y la generación de ingresos económicos para las familias campesinas.
Las oportunidades que se presentan para el sector apícola regional constituyen los nichos de mercado que aún no se han desarrollado, posibilidad de crecimiento de mercados estatales (subsidio de lactancia y desayuno escolar), apertura de instituciones públicas de apoyo al sector.
La principal debilidad es que existe una débil estructura organizativa, con asociaciones de apicultores en proceso de fortalecimiento.
El contrabando de miel, consumidores con bajo nivel de conocimientos, los requisitos legales complejos que favorecen a grandes empresas y ponen en riesgo a asociaciones, el cambio climático y la aparición de nuevas plagas y enfermedades, son amenazas detectadas.